BBulKlJBronca, tristeza, incredulidad. Luego de la derrota en Ecuador, Boca necesitaba ganar en La Bombonera para lograr el pase a la semifinal, pero la realidad le pegó un cachetazo a la esperanza xeneize. El gol tempranero parecía poner las piezas en su lugar, pero una sucesión de errores defensivos desconcertaron al equipo de Guillermo Barros Schelotto y lo dejaron sin final. Golpazo.

El local salió decidido a buscar el gol y tardó apenas cuatro minutos en conseguirlo , aprovechando las limitaciones defensivas de su rival: Frank Fabra mandó un buscapie desde la izquierda y Cristian Pavón definió en el área chica. Sin embargo, el conjunto ecuatoriano también supo aprovechar su momento y las ventajas que dio el local en la última línea y logró el empate a través de Luis Caicedo, quien recibió un centro en el medio del área y definió a media altura poniendo el 1-1 parcial.

El inicio del segundo tiempo fue el comienzo de una pesadilla. A los 49 minutos, Azcona salió con un pelotazo largo, Sornoza la peinó y Bryan Cabezas definió para poner el 2-1. Boca quedó desestibilizado. Y Orion sentenció la eliminación con un error que lo condenará por mucho tiempo : ante la presión de Julio Angulo, el arquero le dio un pase de zurda hacia adentro a Insaurralde que quedó corto y le dio la chance al delantero de poner el 3-1.

Irremontable. Mucho más después del penal desperdiciado por Nicolás Lodeiro, que no fue más que una muestra de los nervios de un Boca que no pudo reaccionar. El golazo de Pavón genera esperanzas a futuro, pero fue sólo una anécdota en una noche negra para la historia xeneize.

Fuente Msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *